libro aserrin boton visa boton cv

NOTICIAS

fertilidad2

¿Eres de los que piensan que existen formas de favorecer el embarazo que aún sin estar probadas de forma científica, funcionan? Consulta la lista de mitos y creencias populares que aún existen, y en las que muchas personas siguen creyendo. 

Aquí tienes la lista de 14 mitos sobre la fertilidad más populares... y que no deberías creer.

Los 14 mitos sobre la fertilidad más populares y que no deberías creer

A pesar de que cada vez existe más información sobre temas médicos, todavía existen muchos mitos relacionados con la fertilidad. Hemos recogido algunos de ellos:

1. Si gozas de buena salud, conseguirás con facilidad el embarazo. Una buena salud hace que nuestra calidad de vida sea más elevada pero, por desgracia, no es sinónimo de fertilidad. Existen otros factores que sí influyen de modo determinante, uno de los más importantes es la edad.

2. La fertilidad empieza a disminuir a partir de los 38. En realidad la reserva ovárica, relacionada directamente con la fertilidad femenina, está en su punto más álgido a los 20 años, esto quiere decir que la posibilidad de concebir es exponencialmente más elevada, a partir de ese momento, va descendiendo poco a poco. 

3. La edad de los hombres no importa. Es erróneo, según estudios del Hospital Universitario de Cruces, a partir de los 39 años la fertilidad de los varones se reduce una media de un 23% cada año.

4. La “responsable” de la infertilidad de la pareja suele ser la mujer. Esto no es así, en el 40% de las ocasiones los problemas reproductivos pueden atribuirse a la mujer, otro 40% de los casos proceden del hombre y el 20% restante se relaciona con problemas de ambos u otras causas.

5. Si ya has sido madre, te resultará más sencillo concebir. En realidad, nada tiene que ver con eso, pero sí con la edad en la que te encuentras ahora, si has padecido algún tipo de enfermedad anterior como endometriosis y, si has tenido hijos previamente, de cómo haya ido el embarazo y parto.

6. Cuantas más relaciones tengas, más posibilidades de quedarte embarazada. En realidad solo hay unos días fértiles al mes, si mantienes relaciones en ellos, es más probable quedarte embarazada. Tener más de un contacto al día hace que se reduzca la tasa de espermatozoides por eyaculado de tu pareja. 

7. La postura es muy importante. Desde el punto de vista anatómico, la postura del “misionero” facilita el acercamiento de los espermatozoides al cérvix, pero no hay evidencia de que una postura sea mejor que otra, tampoco lo consigue ponerse cabeza abajo tras la relación sexual (otro mito). 

Lo que sí recomiendan algunos ginecólogos, aunque no se dispone de evidencia científica que lo respalde, es realizar un pequeño descanso de unos 10 minutos después del coito para permitir que los espermatozoides alcancen con mayor facilidad las trompas de Falopio.

8. Existen dos tipos de infertilidad, la primaria, no se consigue el embarazo tras un año de relaciones sexuales frecuentes sin utilizar métodos anticonceptivos, y secundaria, parejas que han conseguido el embarazo en el pasado pero ya no les resulta posible, muchas veces la infertilidad secundaria es consecuencia de algún problema durante embarazos y partos anteriores.

9. Una mujer es fértil mientras tenga la regla. No es así, la menopausia suele consolidarse sobre los 50 años, cinco años antes es muy difícil conseguir el embarazo a pesar de continuar teniendo la menstruación.

10. La infertilidad es un problema psicológico. No, se trata de un problema físico. El estrés y los problemas psicológicos (ansiedad, depresión) son factores perjudiciales a la hora de conseguir el embarazo, pero no son causa de infertilidad.

11. Se puede elegir el sexo del bebé. Algunas teorías indican que realizar en coito en determinadas posiciones o en ciertos días (pares/impares, fase lunar, etc.) permite concebir niño o niña a nuestro antojo. No hace falta aclarar que nada de esto está demostrado ni dispone de base científica o lógica.

12. El mejor espermatozoide es el que fecunda el óvulo. Es cierto que hace un tiempo pensábamos que eso era así, pero ya no. Ahora sabemos que el trabajo “en equipo” de gran cantidad de espermatozoides permite erosionar la cubierta del óvulo y que el óvulo en cierto modo “elige” a quien deja pasar.

13. Utilizar anticonceptivos orales hace que cuando deje tomarlos sea más difícil quedar embarazada. Cuando se suspende el tratamiento con anticonceptivos la fertilidad se restablece, deja de inhibirse la ovulación, los ovarios vuelven a funcionar normalmente y a tener ciclos menstruales regulares.

14. Si no me quedo embarazada, debo esperar un año antes de solicitar ayuda médica. Es cierto en parte, depende de la edad en que te encuentres y si has tenido alguna patología previa. Por ejemplo, si superas los 35 años o tienes algún factor asociado con problemas de infertilidad, deberías acudir a tu ginecólogo a los 6 meses de la búsqueda fallida, el tiempo es oro en materia de fertilidad.