libro aserrin boton visa boton cv

NOTICIAS

calor

El frío es incómodo, pero para muchas personas, entre las que me incluyo, el calor lo es más. Para los niños, especialmente si son muy pequeños, el exceso de calor ambiental puede llegar a ser peligroso (riesgo de deshidratación, aumento de la temperatura corporal...). Estas estrategias te ayudarán a evitar los problemas de salud infantiles por el calor. 

Los problemas de salud en niños por el calor

Hay una solución sencilla, y aplicable en muchos hogares, que es el recurso de encender el aparato de aire acondicionado. El aire acondicionado no es malo per se para los niños (hay que desterrar el falso mito de que produce catarros), si bien puede resecar un poco el ambiente y las mucosas.

Si no dispones de aire acondicionado, te aportamos una serie de consejos para sobrellevar mejor los días muy cálidos, y con ello reducir la aparición de problemas de salud relacionados con el calor:

- Ventila la habitación en las horas más frescas del día (primera hora de la mañana, primera hora de la noche). Por la noche puedes dejar las ventanas abiertas, pero ojo con el acceso de mosquitos a la vivienda.

- En las horas centrales del día, procura mantener las persianas de las habitaciones entornadasy las ventanas cerradas.

- Cubre el sofá con una tela blanca y fina, si tu hijo se sienta a leer o ve un rato la televisión.

- Puedes usar un ventilador. Desde mi punto de vista, los ventiladores ideales son los que cuelgan del techo, porque no generan disconfort sobre los oídos (a mí, personalmente, me resulta molesto que el chorro de aire incida sobre esta zona del cuerpo). En la actualidad hay dispositivos muy silenciosos que no interfieren con el descanso.

- Apaga los aparatos electrónicos/eléctricos que estén encendidos de manera innecesaria. Son una fuente de calor evitable.

- Calor y humedad se potencian. Por tal motivo, evita tender la ropa dentro de la vivienda si el calor es sofocante.

- Hay que beber líquidos con frecuencia. La mejor manera de hidratarse es beber agua, mejor que recurrir a zumos, aunque sean naturales, pues aportan muchos azúcares libres.

- Evitar hacer deporte en las horas centrales del día.

- Nunca jamás dejes a tu hijo cerrado en el coche, mientras está aparcado, aunque sea durante escasos minutos. Eso puede ser una trampa mortal para él.