libro aserrin boton visa boton cv

NOTICIAS

segundo hijoMuchas veces creemos que por tener un hijo, no tendremos mayores problemas a la hora de concebir el hermanito(a), y nos comenzamos a frustrar o desesperar, incluso antes de tiempo, pensando que la tarea ya se debería haber ejecutado…tenemos en nuestra mente patrones de comparación de cuánto tardamos en embarazarnos con el primero y nos empezamos a torturar mentalmente con esto. Sin embargo, esta situación es cada vez más común y hay varios factores que podrían estar retrasando el embarazo de nuestro segundo hijo, sin que por ello signifique que no vamos a lograrlo.

El primero de ellos, es la edad. Dependiendo cuándo hayamos concebido a nuestro primer vástago, si la búsqueda del segundo comienza sobre los 35 años o más, nuestra capacidad ovocitaria no será igual que con el primero, siendo posiblemente un 25% menor.

Por otro lado, después de haber dado a luz por vez primera, nuestro organismo puede haber sufrido cambios importantes que estén alterando nuestra salud reproductiva: desajustes hormonales, problemas de ovulación, aparición de pólipos, quistes o fibromas, endometriosis, problemas fisiológicos vaginales y uterinos, entre otros, y lo mismo pasa con vuestra pareja. Como verás, no son factores diferentes a los que pudieras haber encontrado con el primer embarazo, solo que en este momento te encuentras en una etapa diferente.

A todo esto, puedes sumarle causas que estén relacionadas con los hábitos de vida, los cuales a menudo desencadenan situaciones de estrés, ansiedad o cansancio. Tal y como si fuera la primera vez, lo más importante es que detectes qué puede estar afectándote, de modo que puedas buscar una solución que seguramente sea sencilla.

Para la esterilidad secundaria, explicada como la consecuencia de haber tenido hijos previos y no lograr un nuevo embarazo, se recomienda lo mismo que para la primaria: buscar ayuda de especialistas en reproducción. Después de haber estado manteniendo relaciones sexuales sin protección pasado un año si se es menor de 35 años, o los 6 meses si se tienen 35 años o más.

Es importante detectar un problema potencial lo más rápido posible y no confiar en que , “si ya hemos sido padres sin ayuda, no tenemos por qué necesitarla en otra oportunidad”; cuanto más temprano nos demos cuenta de ello, más probabilidades tendremos de tener otro hijo. Por otra parte, una realidad es que los tratamientos de fertilidad pueden ser igual de efectivos en el caso de la infertilidad o esterilidad primaria que en los de la secundaria y no están limitados únicamente a primeros embarazos.

Para finalizar es importante que tú y tu pareja se mantengan positivos y se ayuden mutuamente, teniendo una buena comunicación para no tratar de buscar culpables y encontrar juntos una solución.

 

 

 

Derechos a woomfertility