noticias cancer boton visa boton cv

NOTICIAS

Cerebro de madres adoptivas reacciona igual que el de las madres biológicas ante el llanto del bebé

llora nino quiere ir escuela 612848710 199682 667x386

En los últimos años se han realizado diferentes investigaciones en México y en el mundo sobre la manera como reacciona el cerebro de las madres antes el llanto de un bebé. En 2011 las Universidades de Óregon y Wyomin en Estados Unidos midieron con electroencefalogramas cómo el cerebro de las madres deprimidas reaccionaba sólo con la mitad de intensidad ante el llanto de sus hijos, en comparación con las madres no deprimidas. En 2012 el Instituto Nacional de Salud Infantil de Estados Unidos, también documentó con electroencefalogramas que los cerebros de hombres generan mucho menos procesos de atención cuando escuchan el llanto de un bebé, en comparación con los cerebros femeninos.

El estudio de la Universidad de Guadalajara mostró sus primeros resultados del equipo encabezado por la doctora Marisela Hernández González donde indicaron que las madres adoptivas cuentan con mecanismos cerebrales que ayudan a los procesos de apego y afecto al bebé. Estos sentimientos facilitan la supervivencia del menor de edad. A pesar de no ser madres biológicas, las madres adoptivas muestran actividad cerebral similar a las madres naturales frente al llanto de un bebé, mientras que las mujeres que no son mamás,  no muestran actividad cerebral reactiva frente al mismo estímulo. Así lo documentó el estudio del Instituto de Neurociencias de la Universidad de Guadalajara (UdeG), que revisó la actividad eléctrica en tres zonas diferentes del cerebro, con especial interés en aquellas asociadas a la atención y acción.


A pesar de las enormes similitudes en la actividad cerebral observada en madres biológicas y madres adoptivas, sí hay algunas diferencias que se pudieron medir entre estos dos tipos de maternidad, por ejemplo: las madres biológicas presentaron mayores indicadores de actividad asociada con experiencias placenteras y las madres adoptivas mostraron actividad más reactiva frente al llanto de los bebés.