noticias cancer boton visa boton cv

NOTICIAS

¿A qué edad empiezan las mentiras infantiles?

cotono nino mentiroso

Todos los niños mienten. Sin embargo, las mentiras infantiles en cierta etapa forman parte de su imaginación y crecimiento.

De acuerdo con especialistas, el cerebro de los niños de 2 a 3 años se va desarrollado al igual que la imaginación, es decir, su mundo mágico de los sueños, deseos y fantasías, no siempre se diferencia de la realidad. A esta edad, el pequeño no puede distinguir entre la fantasía y la realidad. En esta etapa los niños no mienten aunque digan cosas que no son verdad, pues para ellos sí lo son y con eso les basta.

En niños de 3 y 5 años, la mentira no se produce de forma consciente, sino que forma parte de los juegos e historias fantasiosas. Los expertos indican que las mentiras en esta etapa son un elemento más del juego y no hay que darle demasiada importancia, excepto si se vuelven parte de su comportamiento habitual o en la manera que el niño lo hace para obtener lo que quiere.

En esta etapa a veces los niños simplemente mienten por que imitan lo que ven, son fieles imitadores de la forma de actuar de los adultos, en especial de los papás, como la forma de hablar, expresarse, comportarse, etc.

Después de los 5 años, los niños comienzan a mentir de forma consciente, pues en esta edad ya suelen distinguir la diferencia entre lo que es verdad y lo que no lo es, aunque aún no tengan claro que mentir no es correcto. Sin embargo, los especialistas marcan la edad de los siete años como el inicio de la etapa de las mentiras infantiles.

Las mentiras a esta edad tienen una intencionalidad clara y definida, orientada a distorsionar y falsear la realidad para obtener un beneficio.

Entonces, ¿por qué mienten los niños?

Cuando se trata de no decir la verdad, las motivaciones infantiles no difieren mucho de las de los adultos. Las razones más señaladas por los especialistas son las siguientes:

Frustración. Cuando el niño miente diciendo que tiene muchos juguetes porque en realidad tiene muy pocos.

Llamar la atención. Inventar que se siente mal o mentir sobre un posible problema. El niño  emplea este tipo de mentiras para captar la atención de sus padres, porque se siente desatendido.

Demasiada exigencia. En este punto los niños puede provocar que mientan para hacer creer a sus padres que están al nivel que les exigen y no defraudarlos.

Imitación. Cuando un niño ve cómo la mentira es utilizada por los adultos para obtener algún beneficio. Entonces, tiende a imitar estos engaños.

Miedo al castigo. El temor a la reprimenda por parte de los padres es uno de los principales motivos de la mentira infantil. Los pequeños falsean la realidad para evitar los posibles castigos.

¿Cómo frenar las mentiras?


Cuando las mentiras se vuelven parte habitual del comportamiento del niño, toma encuenta estos consejos:

1. Hacerle saber al niño que mentir es negativo. Cuando el pequeño miente, no hay que señalarle sólo la conducta inadecuada que supone contar mentiras. También, se le debe advertir que las mentiras tienen consecuencias efectos negativos en los demás.  

2. Castigos. Estos deben ser bien medidos y adecuados a cada falta. Si siempre son demasiado severos, la tentación de no decir la verdad para evitarlos será mayor.

3. Reforzar su autoconfianza. Esto con la finalidad de evitar que mienta con el fin de buscar la aprobación de sus compañeros en el colegio.
 
4. No decirle falsas promesas. Los niños son muy inteligentes y se dan cuenta de que no se pueden cumplir. No hay que dar un ejemplo erróneo sobre la mentira.

5. Darle la oportunidad de ser sincero
, aunque esto implique un castigo. Los padres deben reforzar la valentía que muestra al decir la verdad.