noticias cancer boton visa boton cv

NOTICIAS

4 aplicaciones del frío como estrategia de salud para los niños

friosaludninos p

El frío es una estrategia de salud para los niños, una forma muy útil, sencilla y accesible de combatir determinadas patologías. En ocasiones se utiliza junto con medicamentos u otras terapias y su aplicación resulta fundamental para la mejora de algunas lesiones.

El frío terapéutico puede ayudar a reducir la inflamación de un golpe, puede tratar lesiones o incluso reducir el daño cerebral en recién nacidos. Te contamos qué 4 aplicaciones del frío resultan realmente efectivas en niños y en adultos.

El frío como estrategia de salud para los niños

Junto con otro tipo de terapias, los médicos recomiendan en ocasiones la aplicación de frío después de un golpe. Sin embargo, el frío no sólo sirve para bajar una inflamación, además es muy útil en otras patologías, es una estrategia de salud para los niños: 

1- Aplicación de hielo local en lesiones traumáticas. Este recurso es de sobra conocido. Después de haber sufrido un golpe, la aplicación de hielo consigue reducir la inflamación, con lo cual y de forma secundaria también se alivia parcialmente el dolor. Dicho efecto se produce porque el frío tiende a contraer los vasos sanguíneos y a reducir el edema de la lesión. La aplicación de hielo ha de hacerse de forma indirecta sobre la piel, para evitar que ésta se queme; entre el hielo y la piel ha de haber una superficie intermedia, como paños o toallas. En la actualidad existen dispositivos de gel frío con una cubierta externa ideada para este fin. El hielo se ha de aplicar durante unos 20-30 minutos después del golpe, bien de forma continua o de forma intermitente, con descansos de 5-10 minutos.

2- Crioterapia con nitrógeno líquido para tratar lesiones de la piel. El nitrógeno líquido en contacto con la piel induce una quemadura por frío. Se trata de una estrategia ampliamente utilizada para el tratamiento de lesiones tales como la verruga plantar (comúnmente conocida como papiloma). 

3- Hipotermia para reducir el daño cerebral en niños recién nacidos. Si bien se desconoce su modus operandi, parece ser que la reducción de la temperatura en todo el recién nacido (o solo en la cabeza del bebé), consigue una reducción del metabolismo de las neuronas. Y, derivado de este hecho, se reduce la lesión cerebral desencadenada en ciertas situaciones de hipoxia (descenso de oxígeno) y acidosis. Hay unidades específicas que cuentan con dispositivos específicos que enfrían de forma segura al bebé.

4- Frío y salud alimentaria. El frío garantiza la salubridad de los alimentos. En las estaciones de mayor calor, hemos de ser especialmente cuidadosos con el almacenamiento de ciertos alimentos, como la carne picada, los huevos crudos o poco cocinados, y las comidas con salsas. La pérdida de la cadena del frío puede derivar en la aparición de infecciones por algunas bacterias, como Salmonella o Campylobacter.