noticias cancer boton visa boton cv

NOTICIAS

Los alimentos estrella del verano para los niños

comiendo fruta

Aunque durante el verano el apetito infantil suele verse indiscutiblemente disminuido, también hay oportunidades de comer alimentos que no hay durante el resto del año, ¡y hay que aprovecharlo! 

Te contamos cuáles son los alimentos estrella del verano para los niños, son alimentos ricos en nutrientes que debemos aprovechar en los meses de más calor porque son alimentos de temporada.

Los alimentos del verano para los niños

ensenar a comer fruta a los ninos

- El melocotón, por ejemplo, es una fruta carnosa y muy completa, de fácil digestión y con un alto contenido de fibra, lo cual ayuda a combatir el estreñimiento. No es una fruta excesivamente rica en agua, como pueden ser otras frutas de verano, pero si es rica en potasio y en carotenoides, que en el organismo se transformaran en vitamina A, pero en un formato más fácil de eliminar cuando se consume en exceso. Sin embargo, es una fruta es altamente alergénica, por lo que debe introducirse con cuidado y respetando los días entre alimentos cuando se introduce la alimentación complementaria.

- La sandía y el melón son algunos de los alimentos estrella del verano para los niños. Son frutas muy refrescantes e hidratantes, gracias a su altísimo contenido en agua, por lo que son otra manera de hidratar a nuestros pequeños en la época estival. Dado su contenido en agua, son también frutas muy ligeras y con pocas calorías.

- Las fresas, aunque según el lugar, pueden aparecer en la primavera, en algunos países son tradicionales del verano. Son frutas ricas en vitamina C, crucial para el crecimiento y desarrollo infantil, y muy hidratantes. Además, contienen fitonutrientes que aumentan la protección natural frente a los rayos solares, perfecto para esta época veraniega.

- El tomate es el alimento rey del verano, es una fruta –o algunos dirían verdura- rica en vitaminas (A, C, E, K, y la mayoría del grupo B) minerales (potasio y manganeso) y agua. El tomate puede introducirse en la dieta del bebé a partir de los 6 meses, ya que es muy fácil de digerir y muy completo nutricionalmente. 

- Una de las verduras más populares durante el verano es el calabacín. Aunque puede encontrarse todo el año, la temporada estival es cuando los calabacines crecen de manera natural. De sabor suave y muy rico en agua, el calabacín suele ser bien aceptado por los más pequeños. Además, aporta vitaminas A, y C, y alguna del grupo B  y minerales como el potasio, fósforo, magnesio y calcio. 

- Aunque en verano suelen poderse adquirir muchos pescados, la merluza y el bonito, por poner un ejemplo, son pescados de  producción en primavera/verano. Ambos pescados son ricos en proteínas de alto valor biológico, además de vitaminas del grupo B, siendo el bonito especialmente rico en vitamina B12. También contienen potasio, fósforo y magnesio. La merluza es un pescado blanco de sabor muy suave que suele gustar a los niños. El bonito, por el contrario, es un pescado azul, que aunque suele consumirse poco en fresco, es ampliamente consumido en su versión enlatada. Dado su contenido en grasa, el bonito es también rico en ácidos grasos esenciales y vitaminas A y D. Además, es particularmente rico en yodo, muy importante ya que suele ser deficitario en la dieta infantil.