libro aserrin boton visa boton cv

NOTICIAS

11 consejos para incentivar el desarrollo cerebral del bebé

Babies playing with toys

Durante los tres primeros años, el cerebro del bebé experimenta grandes cambios. De hecho, durante estos años, el cerebro del bebé se duplica. Es el momento de ayudar al bebé a desarrollar todo su potencial y sus habilidades. 

Te damos más de 10 consejos para incentivar el desarrollo cerebral del bebé y ayudarle así a sacar todo el potencial posible de sus habilidades.

Cómo estimular el desarrollo cerebral del bebé

Apunta todos estos fantásticos consejos para ayudar a tu bebé a desarrollar sus capacidades cognitivas, motoras y afectivas. recuerda que en este momento tu bebé vive una etapa de descubrimientos continuos. Ayúdale a sacar el máximo potencial de sus habilidades: 

1. Cuida el vínculo afectivo
Acude a consolarlo siempre que llore, y no tengas miedo de sostenerle en brazos. No se malacostumbrará. Y por contra, estarás reforzando el vínculo con tu bebé, tan necesario para aportarle confianza y una buena autoestima para que luego crezca fuerte y seguro de sí mismo.

2. Habla mucho con él
Los bebés adquieren el habla y aprenden el idioma escuchando y observando hablar a los adultos. Se fijan mucho en los movimientos de la boca y de la lengua para emitir sonidos y en menos de lo que esperas, le descubrirás intentando hablar. Al principio, solo conseguirá unir sílabas repetidas y poco a poco controlará la articulación de algunas sílabas para formar palabras.  

3. Cuéntale cuentos
Si te interesa incentivar su imaginación y creatividad, nada como los cuentos. Nunca será demasiado pequeño para empezar. De hecho, muchos expertos recomiendan a las embarazadas comenzar a leer cuentos. Cuando sea un poco mayor, puedes leerlos con él, enseñarle las ilustraciones, hacerle preguntas, enfatizar sobre el mensaje que el cuento quiere transmitir... Deja volar su imaginación y te sorprenderá hasta dónde llega.

4. Ponle mucha música
La música aporta enormes beneficios al bebé. No solo le puede tranquilizar o estimular, sino que además se ha demostrado que ayuda al cerebro a establecer conexiones neuronales. Es decir, que la música ayuda a desarrollar la inteligencia del bebé. 

5. Baila con él
Si lo que quieres es mejorar su equilibrio, ritmo e inteligencia espacial, nada mejor que el baile. Además, bailar con el bebé es muy bueno para afianzar y estrechar el vínculo con los padres. Y por supuesto, supone una dosis extra de endorfinas, la hormona de la felicidad.

6. Estimula sus sentidos
La vista, el oído, el tacto y el gusto. Tu bebé comienza a descubrir sus sentidos, y es el momento de mostrarle todo lo que puede sentir. Ayúdale a descubrirlo.

7. Muéstrale objetos de diferentes colores y texturas
Esto estimulará sus sentidos y le abrirá un mundo nuevo y desconocido. Le encantará descubrir nuevas texturas, sonidos y formas. 

8. Promueve su autonomía
El objetivo es que poco a poco, tu bebé vaya conquistando nuevas habilidades y destrezas que le permitan moverse con más autonomía. Para ello, debes dejar que intente algunos retos por sí solo y dejar que tome algunas decisiones. Esto en función de su edad, claro.

9. Deja que conozca otros bebés
Esto le ayudará a desarrollar sus habilidades sociales. Descubrirá que no es el único bebé en el mundo y sentirá una gran curiosidad por comenzar a sociabilizar con él. 

10. Incentiva su curiosidad
Para aprender, no hay nada como la curiosidad. Y para eso, lo mejor son los juegos. Sí, un sencillo juego como el 'cucú-tras' o el escondite, pueden suponer para él un mundo de descubrimientos fascinante. ¿Has probado el juego de la bolsa misteriosa? Se trata de encerrar en una bolsa objetos de diferentes formas, tamaños y texturas y pedir al bebé que los toque sin mirarlos. Luego podrá descubrir con la vista lo que tocaba. 

11. Deja que coma con las manos
En cuanto comiences a introducir la comida complementaria en trocitos sólidos, puedes dejar que tome los alimentos con las manos. Para ellos supone todo un descubrimiento, un mundo de sensaciones de nuevos sabores, olores y texturas. Está demostrado que esto ayuda a que los niños acepten mejor los nuevos alimentos.