libro aserrin boton visa boton cv

NOTICIAS

Más del 90% de las escuelas a nivel básico venden comida chatarra

Morelia, Michoacán.- Más del 90 por ciento de las escuelas del nivel básico venden alimentos chatarra, donde la normativa que busca eliminarla no rompe el círculo vicioso que se da entre las empresas que ofertan productos chatarra y cooperativas escolares, que Comida Chatarraademás se afianza debido a la carencia de recursos para infraestructura de los planteles y ven la venta de estos alimentos como fuente de ingreso.


En el 2006, según la Encuesta Nacional de Salud, el 26 por ciento de los niños en edad de cursar la educación básica tenía sobrepeso; para el 2011 según un estudio hecho por el equipo del Programa Escuelas Libre de Comida Chatarra, se alcanzó la cifra de 31 por ciento.


En un sondeo realizado en 30 escuelas de zonas urbanas realizado por la Secretaría de Educación en el Estado (SEE), en este año el fenómeno alcanzó un 40 por ciento.


Sin embargo, la misma dependencia estatal asegura llevar alrededor de un 70 por ciento de centros escolares con avances en términos de la eliminación de la comida chatarra, admite que el desarrollo o consolidación en esta materia varía de escuela a escuela.


Roberto Quevedo Díaz, coordinador del Programa Escuelas Libres de Chatarra, impulsado por la fracción democrática Sección XVIII del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), explicó que en la actualidad se continúa el expendio de alimentos con un bajo valor nutrimental, y donde las supuestas transformaciones del tipo de alimentos que han hecho las empresas, son sólo “pose”, para indicar que supuestamente son responsables.


El coordinador explicó que estamos en el momento preciso para combatir la obesidad infantil, para que en quince años mínimo, esto no sea un grave problema de salud pública en México, porque con el volumen de diabéticos e hipertensos que habrá, el sistema de salud no lo va a soportar.


“Se proyectaba que México en el 2018 alcanzara uno de los primeros lugares en obesidad e hipertensión, nos hemos adelantado al pronóstico, hoy somos el primer lugar mundial, así como de obesidad infantil”, dijo.


A nivel estatal, dijo, somos de las primeras entidades de la República con altos índices de sobrepeso que está ligado a las primeras causas de muerte en Michoacán, diabetes y enfermedades del corazón.


“El problema no es de carácter estético, de si nos vemos gordos, es un problema de degradación de la calidad de vida de los mexicanos, estamos ante una epidemia, y que actualmente no existe el diseño de políticas públicas para frenarla”, aseguró.


Programa que ha impulsado el magisterio democrático desde el 2006 y busca frenar esta escalada, sin embargo, se ha topado con la carencia presupuestal y subvaloración de la problemática por parte del Estado.


Sobre la normativa que busca regular la venta de productos chatarra en los centros escolares, consideró que ésta actuaba muchas veces de manera perversa, aseguró Quevedo Díaz.


La SEE emitió una circular donde se prohibía lo alimentos de comida chatarra, pero no especificó cuáles eran de manera específica y para esto dijo que se remitirá al listado del Instituto Nacional de Salud Pública que tiene en su sitio de Internet, y en este listado sigue habiendo productos chatarra, explicó.


“Para secundaria está permitido el consumo de refrescos light en este listado, debido a que la institución considera que estos no tienen el mismo aporte calórico, sin embargo, no es ese el problema únicamente, el problema es que se sigue alentando el consumo de refresco”, recalcó.


De igual manera, de lo que hicieron de reducir las dosis de papitas y galletas que se vendían, entre otras medidas de las compañías, esto no asegura nada, es posible que el niño consuma otra dosis más, ahondó Quevedo Díaz.


Además, siguen reproduciéndose los convenios con compañías de alimentos para obtener recursos e infraestructura para las escuelas, lo cual debe ser reflexionado principalmente por autoridades educativas y padres de familia, se podrán obtener recursos pero a costa de la salud de los niños, dijo.


El especialista manifestó que actualmente el programa que impulsa sólo ha logrado consolidar trabajos en 147 escuelas con un grupo reducido de especialistas, esto ante la falta de recursos estatales desde la anterior administración, lo cual lamentó por la dimensión del problema.


Para poder llegar a todas las escuelas del estado estaban contemplando cinco millones de pesos anuales y apenas han entregado alrededor de 300 mil pesos en dos años, así no se puede tener un impacto generalizado.


Por su parte, Daniel Ambriz Mendoza, secretario de Prensa y Propaganda del Sección XVIII del SNTE institucional, coincidió en que no se ha rotó ese círculo viciosos entre las empresas y cooperativas escolares, aseguró que el problema ha crecido y que en el marco de que no se ha firmado la Alianza por la Calidad en la Educación (ACE) se ha dejado de percibir una serie de recursos destinados para este fin.


El sindicalista afirmó que ante la negativa del grupo sindical antagónico de aceptarla es imposible que en el estado se logren gestionar los recursos suficientes, para combatir el problema.


Las escuelas ante necesidades específicas como una barda o pintar las escuelas recurren a convenios con empresas que no se justifican, pero que de otra forma no podrían solventar, subrayó además de que si bien hay responsabilidad en las empresas al ofertar productos chatarra, es sabido que éstas se manejan bajo la idea de incrementar las ganancias, por tanto son padres y directivos los que deberían analizar los productos que ofrecen.


Explicó que existe una normatividad, pero que no existe el reglamento para aplicar sanciones a escuelas que no acaten las disposiciones generadas por la SEE y la Secretaría de Salud. “Lo único que podemos hacer como maestros con nuestros alumnos y padres de familia, es dar recomendaciones sobre este grave problema, nada más y es lamentable”, acotó.


Sin sanciones para escuelas

Por su parte, la responsable del Departamento de Programas Escolares e Institucionales, Claudia Patricia Lunar Vargas, manifestó que el avance de implementar medidas contra la comida chatarra y la obesidad en escuelas es de un 70 por ciento, aclaró que no todas las instituciones tienen el mismo avance.


La funcionaria explicó el inicio de una tercera etapa donde se supervisará de nueva cuenta la aplicación de la normativa que rige a las cooperativas escolares, donde de manera definitiva deben estar eliminados los alimentos chatarra.


Ante el cuestionamiento de qué tipo de sanciones habría para escuelas que no cumplan con los lineamientos de cooperativas publicados en el Diario Oficial del Estado de Michoacán, Lunar Vargas dijo que no se tenía contempladas sanciones debido a que apelarían al convencimiento de los directivos.


Sobre el personal que llevará a cabo esta etapa dentro de la institución, explicó que serían dos personas para cada una de las catorce regiones en que se ha dividido para la supervisión y donde elegirán dos escuelas por nivel educativo para tomar el muestreo, recalcó.


Otro problema que enfrenta el combate a la comida chatarra son los alimentos que se expenden fuera de las escuelas, ya sea por vendedores ambulantes o por tiendas, donde el papel de los ayuntamientos debe ser contribuir de manera más activa en regular el tipo de alimentación, aseguró.


La funcionaria indicó que al finalizar esta etapa se podrá tener un balance preciso de cuántas escuelas han avanzado en estas disposiciones oficiales.