libro aserrin boton visa boton cv

NOTICIAS

5 Razones por las que las mujeres posponen la maternidad

posponer maternidadEn los últimos veinte años, la edad a la que las mujeres deciden hacer frente a la maternidad se ha alargado bastante. Las razones que motivan este fenómeno social hacen referencia a cuestiones económicas, laborales, emocionales y sentimentales.

Uno de los cambios sociales más importantes en los últimos años y que está teniendo un importante efecto demográfico en nuestro país, es el retraso en la edad a la que las mujeres deciden convertirse en madres. Este hecho, a su vez, está motivado por la forma en la que la mujer ha evolucionado dentro de la sociedad y por los avances en información y efectividad de los métodos anticonceptivos, hecho que favorece a la capacidad de decisión.

España tiene el honor de situarse a la cabeza en cuestiones de retraso en la maternidad en relación a nuestros vecinos europeos; hoy en día la edad del primer hijo de las españolas es de las más elevadas del mundo, en veinte años ha pasado de los 26 a los 30 y medio, tasa que además, va en aumento. Una de las consecuencias de alargar la edad para comenzar a tener hijos, provoca que también se tengan cada vez menos, algo en lo que también encabezamos lista. Según los datos de Eurostat, en España se tienen 1,32 hijos por mujer, frente a los 1,58 hijos del resto del conjunto de la Unión Europea.

Las razones que motivan este panorama son diversas y muchas veces relacionadas entre sí, sin embargo estas cinco son de las más comunes:

Ascenso profesional vs bebé.
Para una mujer, conseguir realizar sus objetivos profesionales o laborales es una lucha incansable ante la que no puede desfallecer. Si en ese camino, de por sí, complicado y lleno de baches, le sumas tener que cuidar y hacerse cargo de un bebé, muchas mujeres sienten como sus ilusiones profesionales se irían al traste, algo ante lo que no están dispuestas a renunciar.

Estabilidad emocional.
¿qué es eso?. Si hace unos años, la sociedad empujaba a lo del único amor para toda la vida, hoy en día, eso ya no nos vale como norma, y una se vuelve más crítica y selectiva a la hora de buscar compañero. Esa búsqueda puede, y suele, alargarse durante bastantes años hasta que se considera que existe la estabilidad sentimental necesaria en la que ambos quieren dar el paso de buscar un bebé.

Especialización, dar la vuelta al mundo en globo, vivir aventuras transoceánicas, ir a todos los festivales de verano, ¡que esperen los niños!. Se dice que hoy en día los treinta son los nuevos veinte, y con ello admitimos que las mujeres que entran en la treintena quieren seguir pasándoselo bien, aprender, viajar, disfrutar, entrar y salir… sin tener una responsabilidad que les obligue a replantearse sus prioridades. Para muchas mujeres tener un bebé supone un freno en el desarrollo de su individualidad y en la realización de los placeres más hedonistas que prefieren exprimir antes de plantearse la maternidad.

Estabilidad económica bendito tesoro.
Mientras en otros países las estructuras económico-sociales están pensadas para favorecer a las madres y a la natalidad, en nuestro país son muy precarias o sencillamente inexistentes; mientras en muchos de los países vecinos las madres disfrutan de ayudas e incentivos así como de bajas de maternidad largas y bien pagadas, las españolas apenas tienen apoyos y ayudas estatales, hecho que obliga a percibir la estabilidad económica como un pilar fundamental para plantearse tener una familia. Esta estabilidad rara vez se consigue entre los 25 y los 30 sino después.

¡No estoy preparada!.
Al haberse ampliado considerablemente la esperanza de vida, también lo ha hecho la sensación de sentirnos emocionalmente jóvenes. Asumir la responsabilidad de sacar una vida adelante supone asumir que hemos llegado a la vida adulta, algo que cada vez nos cuesta más.